Situación.- D10. Empieza.- Carretera Basurtu-Kastrexana. Termina.- Monte Arraiz.

Artigas es la zona conocida antiguamente por Artigas de Bujanda y también por "Las cuatro Artigas". Lo formaban las caserías de Buia, Orzekauko, Beteluri y Zeberitxe o Zeberitxa, hoy barrio de Buia. El terreno roturado en aquellos montes, que es lo que significa Artigas (Artigaux), perteneció a Bilbao en todo tiempo y para la guarda de su jurisdicción y juzgado privativo, se nombraba antiguamente un "fiel" de entre sus moradores, quien reparase al daño de estos vecinos tan apartados del centro amurallado de Bilbao. Las elecciones de "fiel" de las Artigas se realizaban así; previa la notificación del Síndico Procurador de la Villa, se juntaban estos vecinos en el lugar de Beteluri, ante el auditorio del señor alcalde; presente su merced, y leídas las ordenanzas o manifestada la costumbre, escribían diez nombres de sus moradores en diez papeles de un tamaño y revolviéndolos dentro de un sombrero sacaban una cédula, y el morador a quien correspondía el nombre escrito en ella quedaba declarado por elector de fiel; este tal elegía tres nombres entre las dichas cédulas y las insaculaba nuevamente, y sacando del sombrero una de ellas leía el nombre del que en esta manera era designado por fiel y síndico de los vecinos de Artigas para un año, con facultad y poder que le daba la Villa para que durante el dicho año «pueda usar y use del dicho oficio y ponga precios é posturas a los mantenimientos y haga visitas de tabernas é mesones y prenderías y para el seguimiento de sus pleitos é causa é todo aquello que para el dicho ejercicio é oficio se requiere y según de derecho é ordenanza es necesario é con todas sus incidencias é dependencias, anaxidades y obligació», como se relata en los autos antiguos de estas elecciones. Luego el elegido juraba su cargo con toda solemnidad en Be­teluri, en el lugar del banco de piedra, que hoy todavía subsiste, una vez investido recibía del Concejo las ordenanzas. Este banco se encuentra actualmente en la plaza de Ernesto Erkoreka.

En este barrio se hallaba el manantial de Uzkorta, desde el cual se realizó en 1885 una nueva traída de aguas por el ingeniero francés Mr. Abadie, con tuberías fabricadas en la empresa Santa Ana de Bolueta.

 

Javier González Oliver