Situación.- G5. Empieza.- Puente del Arenal. Termina.- San Francisco.

Bailén es el pueblo donde se libró en julio de 1808 la batalla en la que los franceses fueron derrotados por primera vez en la Guerra de la Indepen­den­cia. Las tropas españolas estaban capitaneadas por Francisco Javier de Castaños y las francesas por el general Dupont. El 12 de julio de 1808, el general de campo de San Roque, Francisco Javier de Castaños, con 23.000 infantes, 12.000 caballos y solo 12 piezas de artillería, salió de Porcuna hacia Andújar y, situándose en los Visos, atacó el día 15 a los franceses mandados por Pedro Dupont, gran mariscal de todo el ejército de Andalucía, llamado el "general intrépido". Las acciones realizadas el día 16 fueron primordiales, en ellas jugó la artillería española con ventaja, además del valor que demostró la infantería. Los días 17 y 18 intentó Dupont reunirse con las divisiones de Francisco Dufour y Domingo Honorio Vedel, pero este se despistó hacia La Carolina engañado por Castaños, y Dufour tomó posiciones en Guarronen que creía inabordables, para desde allí tener a raya a las dos divisiones que el día 18 entraban en Bailén. Al siguiente día fue atacada toda la línea española sin conseguir superarla, en la refriega murió el general francés Dupré. La fatiga hizo presa de los franceses, Dupont pidió la suspensión de armas y Vedel inició la fuga de su ejército. El día 22 se firma la capitulación de Bailén, en Andújar, por los generales franceses Armando Samuel de Marescot, "el Marqués" y Chabert, y por los españoles, el general Cas­taños y el Conde de Tilly, enviado de la Junta de Cádiz. La división Dupont es declarada prisionera de guerra, y a las de Vedel y Dufour se les obliga a evacuar Andújar, entregando las armas. Dupont entregó la espada al general Castaños ante las divisiones de Dupont y de Vedel, entregando también todo el armamento y más de 100 carros de botín, donde se hallaban las joyas de Córdoba y los mejores lienzos de la pintura española.

En el chaflán con la calle la Naja estaba el Pabellón Vega. Era un edificio de madera de una planta, construido en el solar del jardín de la “Casa de la Naja” en el que se alternaban programas de cine y de variedades. Se inauguró el 5 de marzo de 1910; tenía una planta que servía de "general" y detrás, un poco más elevada estaba la "preferencia". Para anunciar el cambio de pase de programa se colocó un timbre-campana en la puerta del cine, este debía ser muy sonoro porque las monjas que tenían el convento muy cerca se quejaron al Ayuntamiento de que no les dejaba dormir. El dueño del local, que era concejal republicano del Ayuntamiento de Bilbao, presentó una moción solicitando la imposición de un impuesto al toque de campanas. Pos­teriormente fue la fábrica de dulces de Angulo y Trabudúa, exposición de automóviles y, por último, almacén de huevos de Villa y Matas, hasta que en 1974 desapareció.

La Estación de Santander, considerada como uno de los edificios notables de la Villa, fue construida por el arquitecto Severino de Achúcarro y Mocoroa (1841-1910) y el ingeniero Gorbeña, siendo inaugurada el 20 de julio de 1898.

En esta calle está el que fuera el primer “rascacielos” de Bilbao, la Torre de Bailén, de Manuel Ignacio Galíndez (Bilbao 1892 - 1980) y José María Chapa, finalizada en 1946 y edificada sobre el solar de la antigua estación de Portu­galete.

En esta calle nació el 20 de julio de 1921 el novillero Antonio Rodrigálvarez Noaín “Noain Chico”, así conocido por ser sobrino del matador de toros Jaime Noaín. Estuvo en activo desde 1939 hasta 1944; marchó a Colombia y allí actuó como matador de toros y organizador del festival taurino de la His­panidad cada 12 de octubre, hasta 1983.

Javier González Oliver