Situación.- G5. Empieza.- Ura­zurrutia. Termina.- Martzana.

An­tiguamente estaba poblada por trajinantes de ferrerías y posaderos, aquí es­taban las huertas de Bilbao la Vieja, nombre que indica la relación con este linaje, principal terrateniente de la zona. Esta puebla ya existía cuando se creó la Villa en el año 1300, sobre los arenales de la margen izquierda del Ibaizábal. Puebla de pes­cadores que hacía muchos siglos posiblemente que la poblaban, se le llamó “Bilbao la Vieja” para distinguirla de la nueva población. El apellido de Bilbao la Vieja lo tomaron los de la casa de Zubialdea cuando pasaron a la margen izquierda de la ría, debido a las incursiones de los piratas normandos. La torre de Bilbao la Vieja se mantuvo en estos parajes hasta 1915, en que fue demolida para ensanchar las excavaciones de la mina San Luis. El escudo de armas del linaje que ostentaba la casa-torre se halla en el Museo Histórico de Bilbao.

Hombres importantes de esta familia fueron Juan Martín y Pedro de Bilbao la Vieja, regidores y síndicos municipales, escribanos y mercaderes del siglo XVI.

Juan de Bilbao la Vieja, regidor y alcalde, (1657, 1660, 1663), es probable que también fuera regidor gamboíno de la Diputación del Señorío en 1684-86. José de Bilbao la Vieja, regidor oñacino en 1686-88. Mateo de Bilbao la Vieja Taborga, regidor oñacino del Señorío en 1698-1700 y concejal del ayuntamiento de Villa en 1707, figuraba como una de los mayores propietarios de viñedos de las campas que rodeaban Bilbao.

El rey Felipe IV despachó a 22 de abril de 1626, desde Barcelona, una célula mandando a Bilbao que se encargara de la fabricación de áncoras para la ar­mada porque las procedentes de Pasajes habían resultado de mala calidad. El Concejo bilbaino obró en consonancia, y a 17 de mayo le manifestó al Rey su satisfacción. El lugar señalado para las fraguas de fabricación de áncoras sería al otro lado del puente de San Antón, junto a la casa llamada de La Errenteria.

Los nombre por los que era conocido este arrabal hasta el siglo XVIII en que comienza a prevalecer el nombre actual, fueron Urazurrutia y Allende la Puente.

En diciembre de 1899 varios vecinos y propietarios de esta calle, capitaneados por el alcalde de barrio Segundo Prieto Barroeta, pidieron y les fue denegado, que esta calle se denominara Calle Principal. Hasta 1877 o 78 se conocía como calle de Bilbao la Vieja a un estrecho camino muy pendiente que unía la calle San Francisco, llamado entonces Camino de Castilla, con la zona ribereña de Allende la Puente. Este camino discurría entre antiguas casas como la denominada de "los Tres Pilares".

En estos parajes se hallaba La Florida, altozano del muelle de Martzana, próximo a la Errenteria antigua, o casa de lanas de Allende la Puente, en cuyo lugar, y acotado por la lengüeta del cay que allí había, se hizo más ade­lante un balcón para presenciar las corridas de toros, cuando se cele­braban en la Plaza Vieja o de San Antón. 

Javier González Oliver