Situación.- B6. Empieza.- Carretera Zazpilanda. Termina.- Cadagua. Fecha acuerdo.- 2 de agosto de 1961.

Se rotuló en el año 1961 como recuerdo al linaje de los Butrón, que aparece por primera vez en las célebres Bienan­danzas e Fortunas de García Salazar. Lo hace proceder de la casa de Ajánguiz, siendo el primero, Juan Pérez de Butrón, el que daría lugar a una gran saga de banderizos. La primera torre estuvo situada sobre el peñascal de Gantzurritz. Construida por el capitán Gaminiz, remonta su origen al siglo VII. Poste­riormente se trasladó a la anteiglesia de Gatika, siendo transformada en castillo y sirviendo de modelo para la construcción del de Muñatones. 

La primera aparición importante en la historia de Vizcaya data de 1393, cuando Ochoa de Salazar lo defendió frente a las tropas del corregidor. La fortaleza contaba entonces con unas murallas de 4,5 metros de espesor. 

En 1879 Narciso Salabert y Pinedo, Marqués de Torrecilla y vigesimocuarto señor de Butrón, propietario de sus ruinas, decidió reconstruirlo en honor de su esposa vizcaína doña María Josefa de Arteaga y Silva, encargando el proyecto al arquitecto Francisco de Cubas. La obra se terminó en el siglo XX, siendo Marqués de Torrecilla Andrés Avelino Salabert y Arteaga.

Tras varias herencias, el castillo se convirtió en un museo, que fue cerrado en 1953 a consecuencia de un fatal accidente. 

En 1989 cambió de dueño por primera vez en seis siglos. La empresa de diseño y arquitectura Estudios Arriaga lo adquirió para la instalación de su sede social.

Su nombre eusquérico es Butroe, recogido en el refranero y en la divisa de la casa que nos ha llegado como refrán: “Zelangoa da Butroe orok dakie - Todos saben cómo es Butrón.”

Javier González Oliver