El Colegio Maestro García Rivero se ubica en el nº 2 de la calle Atxuri, en el barrio del mismo nombre, distrito de Ibaiondo. Las Escuelas recibieron el nombre de quién era su director cuando se estaba construyendo el nuevo edificio, el maestro Santiago García Rivero. La escuela se planeó para 850 alumnos y alumnas y ha experimentado numerosas reformas, especialmente tras las inundaciones de 1983. En la actualidad ofrece enseñanza Infantil y Primaria.

La historia de este colegio arranca de las antiguas escuelas ubicadas en el barrio de Atxuri. En 1877, y ante la acumulación de inmundicias bajo las ventanas de las Escuelas de Niñas del barrio de Atxuri, desde el ayuntamiento se acuerda la construcción de un nuevo edificio escolar. Mientras se realizan las obras, se abre una nueva escuela de párvulos en el edificio del Gimnasio, en la calle Cantera. Este nuevo grupo escolar estuvo formado a comienzos del siglo XX por una Escuela elemental de niños dirigida por el maestro Santiago García Rivero, otra de niñas dirigida por Ana Molinero, una escuela dominical y una  escuela nocturna de adultos, así como una escuela de párvulos.

Para 1920, el estado de deterioro era de tal magnitud que el arquitecto Pedro Ispizua presenta un informe aconsejando una reforma integral del edificio. Pero no será hasta tres años más tarde cuando diseñe un proyecto para construir un edificio de nueva planta. Ispizua tiene ya como referentes escuelas más clasicistas como la de Marzana, Tibolí, Berástegi, Torre Urizar, entre otros, para optar por un estilo regionalista. En las Escuelas del Maestro García Rivero, al igual que las Escuelas de Ollerías, Ispizua utiliza elementos como el entramado de madera y ladrillo, los tejados de madera curva, la composición por bloques y alturas y el remate de la torre.

También se destaca el conjunto escultórico de corte clásico, del taller de Joaquín Lucarini, y un busto de D. Santiago García Rivero obra del escultor Moisés de Huerta.

Es un colegio público en el que se imparten clases para el 1º y 2º ciclo de Educación Infantil (de 0 a 3 años y de 3 a 6 años); y para educación primaria, de 6 a 12 años, siguiendo el modelo lingüístico D, íntegro en euskera.

Entre los proyectos que se desarrollan figura un Programa de Convivencia, actividades de la Agenda 21 escolar, se potencia la aplicación de las TIC como herramienta de docencia y aprendizaje y se trabaja en programas de normalización lingüística, como el programa Nolega de refuerzo del euskera.

Asimismo se organizan actividades culturales como Concurso de Cuentos y Cómic, Feria de la Ciencia, y gincana e Intercambio de libros el día del libro.

Ana Prado