Situación.- G5. Empieza.- B. Mau­ricio de Zabala. Termina.- Mina San Luis.

Esta calle se urbanizó entre 1863 y 1869. Su nombre se debe al Convento de las Religiosas Concepcionistas Franciscanas de San Mamés de Abando Ibarra, que aparece en esta calle desde 1859. El Convento de la Con­cepción se fundó en 1467, en el lugar que ocupa la Santa Casa de La Misericordia, junto a la ermita de San Mamés, con la designación de Beatas de San Mamés de Aban­doibarra. En 1530 pasó a La Naja, para estar más cerca de Bilbao. En 1547 se incendió el convento y se re­construyó poco después con las limosnas del ve­cindario, las aporta­ciones de las novicias y algunas herencias.

En 1614 se constituyeron en Comuni­dad de Religiosas Concepcionistas Fran­cis­canas, orden fun­dada en Tole­do por la Beata Beatriz de Silva. El 6 de agosto de 1629, se terminó la iglesia. En 1808, durante la ocupación fran­cesa, es destinado el convento para hospital de sangre y en 1935, al acercarse las tropas de Zumala­cá­rregui a la Villa, también fue exclaus­tra­da la Comunidad. En 1859, tuvo que dejar el edificio, la iglesia y la huerta por expropiación del Ferro­carril Bilbao-Tudela, pasando el convento a ocupar el lugar actual. Du­rante la segunda guerra carlista fue en su iglesia conventual, en el único lugar de Bilbao donde se pudo celebrar los Oficios Divinos de Semana Santa. El 20 de julio de 1936, el convento fue incendiado y asaltado, las religio­sas se refu­giaron en casas particulares, luego en Lezama, en Munguía y por fin, el 8 de abril de 1946, regresaron a su convento una vez reconstruido. Por falta de recursos no se pudo levantar la iglesia.

Restaurante El Amparo, marcó época por sus famosos guisos de bacalao; su dueña y cocinera doña Úrsula de Azcaray falleció el 21 de mayo de 1929 y con ella se fue la promotora de lo que luego sería la nueva cocina vasca. 

En esta zona estuvo el Txakoli Astigarraga conocido de los bilbaínos por sus excelentes caldos.

Javier González Oliver