Situación.- F5. Empieza.- Urquijo. Termina.- Astarloa.

La calle fue abierta en terrenos que corres­pondían al mayorazgo de Ba­surtu. Comienza en la alameda de Urquijo y termina en Astarloa, en la que se denominó Plazuela de Arbieto, también llamada "del árbol gordo", hoy desaparecida y convertida en cruce de calles entre Astarloa y Licenciado Poza.

Francisco Antonio Javier Gardoqui y Arriquíbar nació en Bilbao el 8 de octubre de 1747, dentro de una familia acaudalada, dueña de la Banca Gardoqui - Arriquíbar. Sacerdote y Doctor en ambos Derechos y conocedor de la política de su tiempo, ejerció diversos cargos eclesiásticos y civiles. Falleció en Roma, donde residía por ser cardenal de Curia, el 27 de enero de 1820.

Existe un busto suyo en la fachada del edificio del Ayuntamiento de Bilbao, localizado a la izquierda de los tres bustos que están bajo el reloj.

En el Museo de Bellas Artes de Bilbao se encuentra un excelente retrato suyo realizado por José Madrazo, considerado como una de sus mejores obras.

En el primer tercio de siglo, esta calle solo tenía viviendas en la mano de los impares, y en la parte opuesta unos preciosos chalets. 

En el nº 2 estaba el chalet del Marqués de Buñuel, hacia el centro, donde está la sede de Iberdrola, el de Villabaso, y en la esquina, el último que resistió a la piqueta, perteneció a la familia Ormaechea siendo últimamente de la familia Ampuero. Ramón Am­puero y Del Río a su muerte lo legó al Asilo de Durango, que lo vendió a Iberduero.

Esquina con la calle Bertendona, construyó un hermoso edificio el arquitecto José María Basterra, catalogado entre los notables de la villa.

El edificio Iberduero es obra de los arquitectos Manuel Ignacio Galíndez, José María Smith y Juan de Madariaga. Fue construido en 1935 y ampliado en 1970 por Fernando Hurtado de Saracho.

Javier González Oliver