Situación.- I4. Empieza.- Marqués de Laurencín. Termina.- Monte Mandoia. Fecha Pleno.- 4 de junio de 1980.

Recuerda a Esteban Urkiaga Basaraz, "Lauaxeta", nacido en Laukiz (Vizcaya) el 3 de agosto de 1905. Preocupado junto con un grupo de amigos por el futuro de la lengua vasca, comenzó a escribir en Jesúsen Biotzaren Deya de “El Mensajero” y en Jaingoiko Zale de los Carmelitas de Larrea. En 1928 abandonó la carrera eclesiástica, hizo el servicio militar en Garellano, acompañó a Orixe cuando asumió la dirección de la sección en euskera del periódico Euzkadi de Bilbao y colaboró en revistas como Euzkerea, Yakintza o Yagi-Yagi. Antes de las elecciones de 1931 se trasladó a Bilbao e ingresó en Juventud Vasca, participó en la fundación de Pizkundia y se hizo cargo de la página en euskera del perió­dico Euzkadi cuando Orixe se retiró a escribir Euskaldunak.

Durante la Guerra fue nombrado comandante de Intendencia en el cuartel de gudaris del Colegio de Escolapios de Bilbao y director de la revista Gudari. El 30 de abril de 1937, fue hecho prisionero cuando acompañaba como intérprete al periodista francés de “Le Petite Gironde”, Georges Berniar, a visitar Gernika, destruida por el bombardeo. El 25 de junio de 1937 fue fusilado en el cementerio vitoriano de Santa Isabel, a los 32 años de edad.

Anteriormente se denominaba Plaza del Teniente General Solchaga, recordando a José Solchaga Zala, nacido en la localidad navarra de Muniaín de la Solana el 8 de octubre de 1881. Alcanzó fama en las campañas de Marruecos, participó en la represión del movimiento revolucionario de Asturias en octubre de 1934 e intervino en la gestación de la sublevación del 18 de julio de 1936, en estrecho contacto con el general Mola. Por su oposición a la ideología pro-alemana de Serrano Súñer, no destacó en la política hasta que terminó la II Guerra Mundial, siendo nombrado Capitán General de Valladolid, y más tarde, de Barcelona. En 1949 pasó a la reserva retirándose a San Sebastián donde murió cuatro años después de una enfermedad cardiaca.

El colegio público Luis Briñas comenzó su construcción en los terrenos donados por Luis Briñas y Mac-Mahon en 1933, de la mano del arquitecto Pedro Ispizua y Susunaga (Bermeo, 1895-1976). Siendo alcalde de Bilbao Ernesto Ercoreca, el 13 de octubre de 1937 fue habilitado como hospital antituberculoso. Empezó a funcionar como colegio el 6 de febrero de 1942.

El número 2 lo ocupa uno de los edificios notables de la villa, diseñado por Nicomedes Eguiluz.

Javier González Oliver