Situación.- F5. Empieza.- Plaza Circular. Termina.- Sagrado Corazón.

Don Diego López de Haro, V de su nombre, llamado "El Intruso", Señor de Vizcaya (1295-1310).

Además de la escultura de la Plaza Circular, un busto suyo se encuentra en el centro, debajo del reloj del Ayunta­miento de Bilbao.

El trazado de la que en principio se denominó Gran Vía de San Mamés, tuvo varias posibilidades de orientación, entre ellas, salir de la plaza Circular y llegar a la fachada del edificio de San Mamés (actual Casa de Miseri­cordia), siendo desestimada por la actual al considerar las autoridades que no era prudente, desde el punto de vista estratégico, abrir una calle recta de 1.600 me­tros, completamente dominada por un edificio que, por un golpe de mano, pudiera ser conquistado y desde él dominar la calle en toda su extensión. Hay que tener en cuenta que el proyecto se redactó el año que terminó la Segunda Guerra Carlista. Se empezó a urbanizar después de aprobarse su construcción el 3 de mayo de 1871, con este nombre permaneció hasta 1879.

El tramo comprendido entre la plaza Elíptica (Federico Moyúa) y la plaza del Sagrado Corazón, conocida en tiempos como Prolongación de la Gran Vía, se llamó también Avenida de los Aliados en la época posterior al término de la segunda Guerra Mundial.

En la gran Vía encontramos las siguientes construcciones:

En el número 1, en la manzana que ocupa el edificio del BBVA, estuvo en su tiempo el edificio del Banco de Vizcaya y una casa de vecindad en cuyos bajos estaba el magnífico café Lyon D’or. Era en los años cincuenta, sede de tertulias de personalidades importantes de todos los órdenes. En su terraza se sentaban, escritores co­mo Blas de Otero o Luis de Castresana, políticos como Genaro Riestra, José Barceló, pintor, Jorge Oteiza, Ángel de la Iglesia, etc. Se había inaugurado en 1903 y sus elegantes salones estaban decorados por Gignoux y Maeztu.

En el número 3, en 1882, la Madre Camila Parmentier, vicaria de la comunidad religiosa de origen francés del Sagrado Corazón, presentó al Ayuntamiento los planos del edificio religioso y docente. Se construyó en un estilo de líneas severamente clásicas. La Iglesia y el Colegio del Sagrado Corazón fueron realizados por el arquitecto Francisco de Cubas y González Montes (1826-1898). Tenía el título de Marqués de Cubas, concedido por el Papa León XIII. Sobre el solar de este colegio, se edificó El Corte Inglés.

En el número 8 estuvo la Cervecera La Vasco-Navarra, famosa en la villa por su cerveza Múnich y sus exquisitos helados. Posteriormente en este local se montó el Café García y en el piso superior Enrique García, el dueño, tenía un almacén de pianos para la venta a plazos y al contado. Su fama se debe a que aquí se celebró el 5 de febrero de 1901 la primera reunión de futbolistas del Gimnasio Zamacois que daría lugar a la fundación de la Sociedad Athletic Club.

En el número 10 las obras del Banco de España.

En el número 11, en 1904,  estaba El Noticiero Bilbaino dirigido por Manuel Echevarría Torres.

En el número 12, en 1922, el arquitecto Pedro Guimón Eguiguren diseñó los planos del edificio del Banco de Bilbao.

En el número 17, el 21 de marzo de 1951, María Luisa Landín inauguró la cafetería Isla de Loto. 

En el número 19, en 1951, se construyó el edificio Bilbao-Bizkaia Kutxa - BBK por los arquitectos Gonzalo Cárdenas y A. Tellería.

El Cine Olimpia.

El Teatro Circo Panorama de la Gran Vía.

En el número 24, esquina con Astarloa, está la Paste­lería de Arrese.

Frente al palacio de la Diputación el 2 de enero de 1906 se anunció en los periódicos el cine X Non Plus Ultra, como “Grandioso cinematógrafo parlante, absolutamente perfeccionado con todos los adelantos modernos. Único en Bilbao”.

En el número 5, en 1889, siendo presidente de la Corporación Provincial Pablo de Alzola, se propuso y aprobó, la compra de terrenos en la Gran Vía para la construcción de un nuevo Palacio de la Diputación. Se edificó sobre los terrenos donde estuvo el caserío La Rusa, rodeado de frondosas alamedas y ro­bledales añejos.

En el número 32, el 31 de octubre de 1984, después de una profunda remodelación, se inauguró el edificio que ahora ocupa la Bilbao-Vizcaya Kutxa - BBK. En su interior se puede apreciar la escultura Abstracción V, obra de Vicente Larrea, forjada en hierro en 1985. En el pedestal aparece la leyenda «Miatze Gorria», (mina roja), y varios versos del poeta Lauaxeta dedicados a Vizcaya y sus minas.

En el número 42, esquina con Iparraguirre, se halla uno de los edificios notables de la Villa, obra del arquitecto Pedro Líbano en 1927 por encargo de Tomás Allende.

En el número 45 se encuentran las casas de Sota

En el número 49 se encuentra un hermoso edificio de viviendas construido en 1921, obra de Ricardo Bastida Bilbao (Bilbao, 1879-1953).

En el número 54 está el edificio de viviendas construido por Eugenio María de Aguinaga y Azqueta (San Sebastián, 1910 – Neguri, 2002) en 1954.

En el número 55 se encuentra el edificio de viviendas fue diseñado por Pedro Ispizua y Susunaga en 1945. Está rematado por dos preciosas esculturas de cuerpo entero que representan a la diosa Ceres con su cuerno de la abundancia y a Mercurio, realizados por el escultor Joaquín Lucarini Macazaga (1905-1969).

En el número 62 está la casa de viviendas conocida como Edificio Chávarr, quei fue construida por la viuda e hijos de Víctor Chávarri, quienes encargaron el proyecto,fechado el 31 de marzo de 1913 por el Maestro de Obras Daniel de Escondrillas (Bilbao, 1853 – Madrid, 1922).

En el número 66 se encuentra  la casa de viviendas construida por Eugenio María de Aguinaga y Azqueta (San Sebastián, 1910 – Neguri, 2002) y el madrileño Gutiérrez Soto en el periodo 1949-55.

 

Javier González Oliver