Los muelles de Bilbao la Vieja son una intervención urbanística encaminada a la recuperación de un trazado peatonal en la margen izquierda de la ría, junto al recinto de la ciudad histórica, sobre los muelles de Marzana, La Merced y La Naja. El carácter longitudinal de la intervención ofrece la oportunidad de organizar el recorrido paralelo a la ría y abrir el abanico de posibilidades de la estructura de sucesos, utilizando, como material de diseño, el potencial de la memoria colectiva.

A partir de unos criterios generales, los arquitectos Juan Sádaba y José Luis Burgos han optado por rescatar en cada parte del ámbito su propio carácter, a través de una cierta sensibilidad y respeto con el entorno y una capacidad para percibir las vibraciones que el lugar transmite. El proyecto, además de resolver problemas funcionales, incorpora lenguajes tanto arquitectónicos como escultóricos. Este espacio público, cuyas obras se desarrollaron en dos fases, se inauguró en 2002.

El balcón es una estructura de acero “corten” que vuela sobre la ría donde el paso es más estrecho e incómodo. Se resuelve así el problema de superposición de paso peatonal y rodado en una sección mínima. El nuevo muelle ofrece una pasarela peatonal amable, asomándose con una solución constructiva que recuerda el pasado industrial de la ciudad. A lo largo del recorrido van apareciendo de forma ordenada elementos de contenido semántico, como los bancos, que esconden un mensaje codificado en morse: BLV (Bilbao La Vieja).

El ritmo básico del recorrido lo crean las proyecciones de las visuales de las siete calles del Casco Viejo que, al cruzarse con el muelle de Marzana, crean siete nodos históricos, uno por siglo de existencia de la ciudad. Una relación buscada entre el tiempo y el espacio. Un fragmento de texto de cada uno de los siglos (Aresti, Shakespeare, Alzola...) marca el punto de conexión entre la trama urbana que dio origen a la ciudad y los muelles objeto de esta intervención. El proyecto incluía una pequeña luz por cada siglo, encajadas sobre el muelle iluminando la ría, elemento que no llegó a ejecutarse.

Francisco J. García de la Torre y Bernardo I. García de la Torre