Situación.- I5. Empieza.- Santa Ana de Bolueta. Termina.- Paseo de los Caños.

Viene su nombre de la existencia de un puente de mampostería que había so­bre el río Ibaizábal (Nervión), situado en el término de este camino y comienzo del de Venta Cuerno, en el lugar don­de está la ikastola Abusu. Este puente era la única vía que tenía Begoña para dirigirse a Bilbao y a Arri­gorriaga, pasando el río y por el camino del mismo nombre. También era la única salida de la villa, ya que en aquella época no existía la carretera de Miraflores.

En la riada del 22 de septiembre de 1593, quedó totalmente destruido el molino junto con la Casa de Contra­tación y el Consistorio. En 1598, se acordó la traza, plano y remate de la nueva fábrica del molino por Pedro de Latorre. Junto al puente había una presa, que aún subsiste, de la que se surtía de agua el molino, magnífica obra construida por Martín de Aguirre en 1551, para el abastecimiento de aguas, que eran conducidas al depósito denominado "La Alberca", situado donde hoy se encuentra el edificio del Monte de Piedad, luego BBK, en la plazuela de los Santos Juanes.

En el año 1700 se produjo una riada que destruyó el puente de piedra. Su construcción comenzó el 18 de agosto de 1901, terminándose los cuatro arcos de 35 metros de luz, el 17 de diciembre; los dos de 19,5 quedaron listos el 15 de febrero del año siguiente y las pruebas de resistencia se realizaron el 14 de octubre de 1902. Este puente, que comunica con la Peña, servía para el paso del tranvía de Durango y Arratia y fue habilitado para el paso de automóviles cuando desaparecieron los tranvías.

En la riada del 27 de agosto de 1983, fue totalmente destruido. El día 9 de enero de 1987, con la asistencia de los alcaldes de Bilbao, José Luis Robles y de Arrigorriaga, Patxi Otxoa, se inauguró el nuevo puente que se levantó en su lugar. Tiene 164,4 metros de largo, formado por tres vanos, con 99 metros el central, y una anchura de 11 metros, distribuida en dos para cada acera y siete para los vehículos, que pueden circular en las dos direcciones, en vez de en una como sucedía con el anterior, debido a su estrechez.

Próximo al puente había un molino de tres alturas, mostraba el escudo de Bilbao y el escrito “Alcázar de la Invicta Villa" y a sus lados las dos inscripciones:

"Me asegura la abundancia

Del más precioso alimento

Protección y vigilancia;

Doy al público sustento

Ley á la injusta ganancia

Y a la labranza fomento"

 

En 1794 se construyó un nuevo molino por el arquitecto Alejo de Miranda que estaba dotado de cuatro piedras (ruedas de moler) y tenía una capacidad para doscientas fanegas de trigo diarias. Era panadería, disponía de seis hornos y contaba con treinta y cuatro empleados, considerándose la primera industria de este tipo establecida en Bilbao. Durante la Guerra Carlista, el 7 de marzo de 1835, los carlistas tras atacar a los liberales que allí se encontraban, incendiaron el molino y la panadería. Se vendieron sus restos y el nuevo dueño, Máximo Aguirre, la alquiló para instalar la Fábrica de Lencería de Mira­flores. Más tarde Eduardo Coste y Vildósola, la convirtieron nuevamente en fábrica de harinas. En 1987 fue derribado el molino, quedando solo los muros de la panadería. En 1995 los arquitectos Federico Arruti y Antón Boyra realizan el proyecto de reconstrucción para alojar la ikastola Abusu.

Javier González Oliver