Situación.- F5. Empieza.- Bertendona. Termina.- Luis Briñas.

Andrés de Poza nació en Lendoñobeitia (Lendoño de Abajo), una de las cuatro aldeas de Orduña, en 1547. El licenciado Poza fue un incansable viajero; además de sus dos idiomas maternos, (el euskera y castellano) aprendidos de pequeño, dominaba perfectamente; inglés, italiano, hebreo, griego y latín. En Bilbao ejerció como abogado, dedicándose también a las ciencias, como las matemáticas, la náutica o la astronomía. Fue consejero del Ayuntamiento de Bilbao y catedrático de la primera escuela de cosmografía fundada por el rey Felipe II. Ante la fama alcanzada de eminente jurisconsulto, el Señorío le encomendó la defensa de sus más trascenden­tales asuntos. Los últimos años los pasó en Madrid como profesor de Cosmografía y en dicha ciudad falleció el 18 de octubre de 1595.

Un retrato suyo se puede ver en la casa de Juntas de Guernica.

Los edificios más emblemáticos de esta calle son los siguientes:

En el siglo XIX había un precioso palacio llamado de Zumelzu, rodeado de un hermoso parque regado por el río Elguera, ya que todavía no se había canalizado, y cercado por una verja de hierro. Su dueña, Josefina Ibarreta de Zumelzu, al quedar viuda en 1885, se retiró al convento de las religiosas de la Asunción, situado en el alto de Miracruz, en San Sebastián, para dedicarse a la enseñanza bajo el nombre de Sor Josefina de San Agustín, donde permaneció hasta su muerte acaecida en 1905.

En el solar que dejó el palacio y su parque, se construyó el Instituto de Enseñanza Media Miguel de Una­mu­no, llamado en aquella época de Alfonso XIII; junto con la Escuela de Altos Estudios Mercantiles, fueron inaugurados el 1 de octubre de 1927, por el ministro de Instrucción Pública, Señor Callejo. Las obras habían comenzado el 12 de julio de 1926 y las dirigieron los arquitectos Ricardo Bas­tida Bilbao (Bilbao, 1879-1953) y Domin­go de Bas­te­rra. Los dos centros iban en dos lados de un rectángulo que se cerraba en los otros dos con una pérgola cubierta. En el patio había dos frontones de pelota adosados, que estaban en la zona que hoy ocupa el tercer edificio que tiene la fachada a la calle Bertendona.

Presidiendo el chaflán con la calle Bertendona se encuentra la estatua de Minerva, diosa de la sabiduría y protectora de los guerreros, realizada por el escultor Moisés Huerta Ayuso (Zapardiel Valladolid 1881 - Bilbao 1962), fundida en bronce en Madrid durante 1927. Otra Minerva está esculpida en lo alto del edificio del Banco Central Hispano, en la esquina de la Gran Vía con Berástegui.

En el interior del Instituto, en el patio, está el monumento dedicado a la afición papirofléxica de Miguel de Una­muno, La Pajarita.

En el nº 13 se encontraba el edificio del Dispensario Antituberculoso Ledo, inaugurado el 17 de mayo de 1915.

El Colegio Santiago Apóstol ocupó el solar de la Cámara de Comercio, Indus­tria y Navegación y la plaza Vizcaya. Estaba regentado por los Hermanos de las Escuelas Cristianas. La iglesia del colegio se bendijo el día 19 de diciembre de 1949 y había sido diseñado por el arquitecto Pedro de Ispizua y Susunaga (Bermeo, 1895 - Bilbao, 1976). Debajo de la iglesia se montó un pequeño cine con entrada por Alameda Rekalde, que comenzó su andadura el 8 de diciembre de 1961 con un concierto dirigido por Segundo de Olaeta. Coin­cidiendo con la clausura del colegio el 1 de junio de 1976, el cine cerro también sus puertas.

En el número 15, dando entrada al edificio de la Cámara de Comercio, In­dustria y Navegación, inaugurado el 12 de junio de 1981, está la escultura conocida como Alegoría de la navegación del escultor Néstor Basterretxea. Con sus casi cinco metros de altura quiere representar una síntesis de velero antiguo y buque moderno, con su mascarón y sus dos marcas mercantiles utilizadas por los comerciantes bilbainos del siglo XVI. Se realizó en acero "Corten", en Altos Hornos de Vizcaya y fue colocado en 1986 con motivo del centenario de la Cámara de Comercio.

La Cámara de Comercio, Indus­tria y Navegación fue creada el 28 de mayo de 1886 en un momento de extraordinario progreso industrial, siendo impulsada por 504 comerciantes, industriales y navieros reunidos en asamblea. Se estableció en el antiguo Instituto Vizcaino de la plaza Miguel de Unamuno. En 1910 pasó a la calle Bailén y en 1927 a Rodrí­guez Arias.

 

Javier González Oliver