Situación.- G4. Empieza.- Bidebarrieta. Termina.- Correo.

El término "Víctor" o "Vítor", es derivado del latín «víctor», “vencedor”, interjección de alegría con que se aclama a una persona o una acción, que se fija y expone en público.

En 1816, se colocó un Víctor en homenaje al nuevo cardenal bilbaino, Francisco Antonio de Gardoqui. En su honor, el Ayuntamiento encargó al pintor Vicente Gallardo en 1816, por 1.600 reales de ve­llón, «importe de la obra hecha, pintado y dorado de la "carpeta o Víctor", dedicado al Señor Cardenal Gardoqui». 

Existe otra versión sobre el origen del nombre de esta calle, en la que toma el nombre de un francés, por este nombre conocido, que montó un hotel en el siglo XIX, con la misma denominación en esta calle. Según cuentan, era club de reunión, refugio, o mentidero de conspiradores y revolucionarios durante el periodo en el que pugnaban realistas y constitucionales.

En esta calle vivía Teresa del Toro Alayza, casada en 1802 con Simón Bolívar, y fallecida un año después de fiebre amarilla.

El 28 de julio de 1910 se inauguró en el número uno de esta calle el Gran Hotel Bilbao. Su propietario, Santiago de Meave, para tal evento celebró una misa en Begoña, con posterior bendición de los nuevos locales por el presbítero José María de Marcoartu y una espléndida comida a la prensa y Autoridades invitadas.

En el nº 7 de esta calle se conserva un caserón del siglo XVII con amplios ventanales y hermoso trabajo de forja.

Javier González Oliver