Virginia González Polo es una política socialista, y más tarde comunista, cuyo paso por Bilbao dejó una importante huella en la política de esta ciudad, especialmente por introducir el debate sobre los derechos de las mujeres obreras en la agenda política del movimiento obrero.

Virginia nació en Valladolid el 2 de abril de 1873, hija de un tornero y una tejedora. Pronto tuvo que comenzar a trabajar como guarnecedora de calzado. Tras casarse, se trasladó a La Coruña, donde tomó contacto con el movimiento anarquista. Allí tuvo a su único hijo, César Rodríguez González. En 1899 llega a Bilbao, donde ingresa en las filas socialistas.

Su actividad en Bilbao fue muy prolífica. Publicó numerosos artículos en el semanario La Lucha de Clases, donde dejó patente su profunda preocupación por la situación de las mujeres obreras. Abogó por mejoras para las mujeres e incidió en la cuestión de la maternidad. En 1904 funda la Agrupación Femenina Socialista de Bilbao, con el propósito de integrar a las mujeres en el movimiento obrero.

Por otra parte, tuvo un importante papel dentro del propio Partido Socialista en Bilbao, y de hecho, en 1905 acude como representante de los constructores de calzado de Bilbao al VIII Congreso de la UGT.

En 1906 emigró a Argentina, de donde regresó en 1908, instalándose en la ciudad de León. En 1909, su activa participación en una huelga le llevó a exiliarse en la ciudad francesa de Bayona. A su vuelta se instaló en Madrid, donde tuvo un papel muy activo en la Agrupación Femenina Socialista de esa ciudad.

Su intensa labor dentro del partido le llevó a entrar a formar parte del Comité Nacional del PSOE en 1915. Un año más tarde fue nombrada miembro del Comité Nacional de UGT. Participó activamente en la organización de la huelga general de 1917. Como anécdota, es de resaltar que tras su detención pudo evitar la cárcel porque afirmó que en el momento de la huelga ella se encontraba en casa desarrollando tareas domésticas.

Entre su actividad política, también destacó su intensa campaña en contra de la guerra de Marruecos, donde se dirigió especialmente a las mujeres obreras, apelando al amor maternal para impedir que sus hijos fueran enviados al frente.

En el congreso extraordinario de 1921 representó entre otros a la Agrupación de San Julián de Muskiz (Bizkaia). Ese mismo año, tras haber rechazado el PSOE las llamadas 21 condiciones (las condiciones para ingresar en la Internacional Comunista) abandona el partido y participa en la fundación del Partido Comunista, alineándose así con la Tercera Internacional.  

Virginia murió en Madrid el 15 de agosto de 1923.


Sara Hidalgo García