El Museo de Bellas Artes de Bilbao se halla situado en el borde más externo del Parque de Doña Casilda Iturrizar, frente a la Plaza Euskadi y a poca distancia del Guggenheim Bilbao Museoa.

La institución tiene su origen en el que igualmente se llamó  Museo de Bellas Artes, fundado en 1908 y abierto al público 1914, y en el de Arte Moderno, inaugurado en 1924.

Ambas instituciones y sus respectivas colecciones se unieron efectivamente en 1945, año en que se terminó un nuevo edificio, según proyecto de los arquitectos Fernando Urrutia y Gonzalo Cárdenas. En 1970 se añadió el edificio moderno, y en 2001 una importante reforma acabó por dar al museo su fisonomía actual, destacando la sustitución del acceso, antes por la puerta de su fachada principal y ahora por la fachada abierta al citado parque. A destacar que entre ambas fachadas se sitúa la Plaza Arriaga, el exterior figura un estanque con un figura de Euterpe, Diosa de la Música, titulada Monumento a Juan Crisóstomo Arriga, que es obra de Francisco Durrio. Igualmente frente la entrada actual se ha situado una pieza escultórica de gran tamaña Lugar de encuentro IV, obra de Eduardo Chillida.

Tras las reformas el Museo quedó divido en cuatro plantas. En la planta -1 se encuentran el auditorio, la biblioteca y el departamento de educación, mientras que las otras tres albergan las diferentes salas de exposición. La planta 0, la de acceso, cuenta con veinte salas, y en ella está ubicada la tienda y la cafetería. La planta 1 alberga las salas numeradas de la 21 a la 32, esta última, así como la 33, situada en la planta superior, la 2, exponen parte de la importante colección de obras de Arte Vasco Contemporáneo.

Por su parte las salas numeradas de la 16 a la 31 están dedicadas a los artistas vascos del Realismo, Romanticismo e Impresionismo. Entre los nombres representados cabe citar los de Arrue (Ramiro), Arteta (Aurelio), Balerdi (Rafael Ruí Balerdi), Barrroeta (Juan de), Barrueta (Benito), Echevarría (Juan), Guezala (Antonio de), Guiard (Adolfo), Guinea (Anselmo), Iturrino (Francisco), Larroque (Ángel), Lekuona (Nicolás de), Losada (Manuel), Maeztu (Gustavo de), Mogrobejo (Nemesio), Oteiza (Jorge), Regoyos (Darío de), Tellaeche (Julián), Torre (Quintín de), Ucelay (José María de) y Zamacois (Eduardo)

Abarcando un espectro más amplio, de entre la rica colección de grandes obras la propia institución ha destacado como maestras las siguientes: Majestad de Cristo en la cruz (anónimo catalán), Lucrecia (Lucas Cranach el Viejo), El rapto de Europa (Martin de Vos), La Anunciación (El Greco), Lot y sus hijas (Orazio Gentileschi), San Sebastián curado por la mujeres (José de Ribera), La Virgen con el Niño Jesús y San Juan Bautista niño (Antonio de Zurbaran), San Pedro en lagrimas (Bartolomé Esteban Murillo), Retrato de Martín Zapater (Francisco de Goya), Mujer sentada con un niño en brazos (Mary Casatt), Laveuses à Arles (Paul Gauguin), El beso de la reliquia (Joaquín Sorolla), Lying Figure in Mirror (Francis Bacon), Hierros de temblor II (Eduardo Chillida), Gran óvalo o Pintura (Antoni Tàpies) y Des potirons (Miquel Barceló).

Además de las obras expuestas permanentemente, el Museo de Bellas Artes de Bilbao programa con regularidad importantes exposiciones temporales.

La biblioteca y fondo documental pueden ser consultados en la Sala de Lectura. En línea con otras instuciones el Museo de Bellas Artes de Bilbao desarrolla programas pedagógicos y didácticos, dirigidos tanto a estudiantes de los diversos ámbitos y niveles de la Sistema Educativo como a otros colectivos y segmentos de población.

Por otro lado, cabe destacar la importante labor de restauración de obras de arte que el Museo de Bellas de Bilbao lleva a cabo.

Los accesos, tanto al Museo mismo como a las diferentes plantas, están adaptados a las necesidades de las personas minusválidas.

En diciembre de 2000, las instituciones propietarias del Museo, el Ayuntamiento de Bilbao, la Diputación Foral de Bizkaia y el Gobierno Vasco acordaron la creación de la Fundación Museo de Bellas Artes de Bilbao, con la finalidad de promocionar y desarrollar el conjunto de elementos que conforman el Museo de Bellas Artes de Bilbao.

El órgano de gobierno de la Fundación es el Patronato, en el que se integran representantes de las instituciones fundadoras junto a otras personas físicas o jurídicas que, por sus relevantes aportaciones o por su experto conocimiento científico o técnico sobre la actividad museística, puedan favorecer la adecuada consecución del fin fundacional.


Edorta Jimenez