Situación.- G4. Empieza.- Arenal. Termi­na.- Calle La Torre.

«Bide-barri-eta» significa en Euskera "camino nuevo". Con el nombre de esta calle se recuerda el ensanche de Bilbao acaecido en 1483 por autorización de Isabel la Católica. Esta ampliación del Bilbao amurallado abarcaba la calle de Santiago, luego Correo, y los parajes del Portal de Zamudio, Portal de San Miguel y el Portal de Santa María, del que partían los "caminos nuevos" que hacia el siglo XVII se fueron convirtiendo en calles.

En alguna época se conoció como calle de San Miguel debido a la casa-torre de San Miguel o de Larrínaga, situada en el solar que hace esquina con la calle Lotería, en cuya fachada había una hornacina con la imagen del arcángel San Miguel. Fue construida en el siglo XV por el linaje de los Victoria de Lecea, se­ñores también del palacio de Zabalbide. La casa-torre fue demolida en 1850.

En el nº 4 está el edificio que alberga el Archivo y la Biblioteca Municipal construido para la Sociedad Político-Recreativa "El Sitio".

En la esquina con la calle Jardines, pintada de tonos ocres se encuentra una de las casas más antiguas de Bilbao, posiblemente del siglo XVI y en el nº 14 se encuentran la casa de don José de Mazarredo, almirante de la Armada Real, edificada en el siglo XVII. En su fachada podemos ver un espléndido escudo de la familia.

El Ateneo de Bilbao fue inaugurado en 1863.

En noviembre de 1874, el Banco de Es­paña abre una sucursal en el nº 12 don­de posteriormente estuvo El Perrochico, permaneciendo hasta 1885, año en que se traslada a la calle Matadero, más tarde conocida como Banco España.

El 26 de marzo de 1901 abre sus puertas el Banco de Vizcaya con un capital de 15 millones, en el primer piso del número 12, en el mismo lugar donde estuvo el Banco de España. El consejo de Administración estaba formado por: José María Basterra (Bilbao 1862-1934), Rafael Picabea, Pedro Mac-Mahón, Tomás Urquijo, Mariano Villalonga, Pedro Orúe, Pablo Urigüen, Felipe Ugalde, Enrique Borda, Alfredo Ustara, Tomás Zubiría, Plácido Allende, Gabriel Ibarra, Daniel Aresti y Dámaso Escauriaza.  Posteriormente se trasladó al nº 2 de la calle de la Estufa, hoy Viuda de Epalza. Financió y contribuyó a la creación de numerosas empresas eléctricas: Hidro­eléctrica Ibérica en 1907, primera sociedad de estas características constituida en España en 1901 por Juan Urrutia, Hidroeléctrica Española, Electra de Viesgo, Cia. Sevillana de Electricidad, Cia. Anma. Mangenor, Cia. Electra Madrid e Iberduero.

Un lugar típico de esta calle fue el Bazar Mé­dico de la Viuda del Doctor Isidro Andréu y donde se encontraba el hombre de las tripas, tronco y cabeza de un hombre mostrando sus interioridades y que el buen humor del pintor Arrúe perpetuó en un dibujo en el que se veía a un aldeano con abarcas, blusa y paraguas colgando del cuello y a la espalda que perplejo y mirándolo fijo exclamaba «cuasi, cuasi; igual que el serdo». Una noche de agosto de 1983 la riada se lo llevó; con los restos que encontraron se reconstruyó, manteniéndose en el escaparate hasta 1994, que cerró definitivamente el Bazar Médico.

Pegando al portal de la Sociedad “El Sitio” estuvo el Cine Novelti de Mon­sieur Brisac, un francés corredor de vinos que suministraba los caldos de Burdeos a lo mejor de Bilbao. Un timbre de sonido intermitente con destellos rojos, a unos tres metros de altura del suelo, anunciaba el espectáculo. Tenía bancos corridos y en la pantalla, del tamaño de una puerta, se pasaban vistas panorámicas de Francia y trenes perseguidos por indios.

El estanco que se encuentra a la entrada desde el Arenal a la derecha, corresponde a la Expendeduría de tabacos número dos de Bilbao. Su historia no solo es la de una familia, es también la de toda la actividad tabaquera en la Villa, antes y después de estancarse el tabaco bajo control del Estado. Hace 150 años se traía el tabaco a granel, y en obradores especiales se convertía en el tabaco que fumaban los bilbaínos. Hábiles obreras confeccionaban los cigarros puros. Con el tiempo decidió intervenir y controlar el Gobierno, y Doña Justa Cabezas fue nombrada por el señor Gobernador Civil estanquera de esta capital el 18 de junio de 1878.

En esta calle nacieron: José Domingo de Mazarredo y Gortázar, el 8 de marzo de 1745; el pintor Eduardo María Zamacois Zabala, el 2 de julio de 1841; el doctor Nicolás de Achúcarro y Lund, el 4 de ju­nio de 1880 y el músico Jesús Arambarri el día 13 de abril de 1902. A los cuales por sus méritos, la villa de Bilbao les ha honrado imponiendo su nombre a una de las calles.

Javier González Oliver